Cómo superar el final de una relación

Entre las cuestiones más complejas de las relaciones interpersonales que hay que abordar, está ciertamente el fin de la relación, especialmente cuando se trata de comprender las razones de la misma o de aceptar una traición completamente inesperada. Por otro lado, no es necesario sufrir formas graves de dependencia emocional para sentirse abrumado por la culpa o la falta de una pareja que ha decidido dejarnos o que, por alguna razón, ha terminado la relación.

Por lo tanto, consideré apropiado elaborar un estudio a fondo centrado en el desprendimiento y, en general, en cómo superar el final de una relaciónya sea amor o una verdadera y sincera amistad. En los próximos párrafos, específicamente, trataré de analizar las principales razones de la ruptura de una relación teniendo en cuenta los estados de ánimo y los efectos (incluso patológicos) que pueden resultar. No sólo eso, trataré de darte algunos consejos útiles para que tu péne sea un poco menos intenso, y luego aprender a perdonar o racionalizar tu pasado y vivir pacíficamente en el presente.

  • ¿Cómo puede terminar una relación?
  • Principales causas del fin de una relación
  • Las emociones y los efectos indeseables de las rupturas de pareja
  • Análisis de la relación pasada
  • Consejos para manejar y superar una ruptura amorosa
  • Consejos para manejar y superar el final de una amistad
  • ¿Puedes superar una traición?
  • ¿Puedes dejar de pensar en tu ex?
  • ¿Es posible perdonar a tu ex?
  • Qué hacer si la crisis de la pareja se vuelve tóxica

¿Cómo puede terminar una relación?

Ciertamente no necesitas un tutorial para entender cuáles son las motivaciones que pueden llevar a la ruptura de una relación, ya sea de amor o de amistad. Desde las traiciones, hasta las relaciones que se arrastran cansadamente en nombre de los niños, los intereses comunes o las actitudes de pasividad ante la vida, las razones que llevan al final de una relación son muy variadas. En la raíz, sin embargo, en la mayoría de los casos está la malestar…personal o en pareja, lo que acaba provocando incertidumbre, malestar y un deseo de desprendimiento para prevalecer.

Si siente una sensación de inercia y pesadez cuando está con su pareja o amigos cercanos, trate de analizar las razones de ello, buscando las respuestas a estos sentimientos primero en ti mismo. De hecho, no es raro que una relación se rompa en un momento de particular estrés individual que, si se prolonga durante mucho tiempo, tiende a afectar incluso la vida de la pareja y la serenidad del pariente. ¿Ha tenido la oportunidad de leer el estudio en profundidad que he dedicado a cómo manejar la ansiedad? Bueno, en ella traté de abordar algunos aspectos relacionados con el “autogobierno”, especialmente en relación con los acontecimientos estresantes o momentos de dificultad personal, que tienden a afectar a los que nos rodean.

Dicho esto, no hace falta decir: si después de haber explorado todas las posibilidades de recuperar la relación, realmente no puedes ver una salida, entonces la mejor opción es simplemente tirar la toalla y progreso. En ese sentido, ¿alguna vez te has preguntado cómo puede terminar una relación? Bueno, en realidad en algunos casos tenemos la posibilidad de decidir cómo terminar la relación. Puedes optar por un una ruptura brusca… que no deja lugar a dudas; o se puede intentar el camino de un destacamento más diplomático que comience en voz bajapara dejar que las emociones sigan su curso y luego seguir adelante.

Lo que es seguro, sin embargo, es que el final de un camino de vida para dos está marcado por sentimientos que a veces pueden ser conflictivos, desde el alivio al sufrimiento, desde la tristeza a la euforia por un nuevo deseo de experimentar cosas nuevas.

Principales causas del fin de una relación

Queriendo hacer una lista de las principales causas del fin de una relación, las traiciones obviamente se destacan. Este es sin duda un evento traumático, que puede crear en nosotros una sensación de inseguridad, frustración y abandono.

En general, siempre es bueno también tratar de tener en cuenta el camino que llevó a la pareja a tomar una decisión tan precipitada como equivocada. Las traiciones, de hecho, en la mayoría de los casos, ocultan insatisfacción e inseguridad que muy a menudo conducen a soluciones deshonestas, sí, pero también excitantes y estimulantes. No estoy pidiendo disculpas por los traidores, lo que me gustaría destacar es más bien la posibilidad de que la traición sea sólo la “punta del iceberg” hecha de incomodidad, una sensación de inercia o insatisfacción, dada por una relación que ahora no tiene nada más que decir.

Incluso un gap puede llevar a la ruptura de la relación. Trate de imaginar una larga relación, ahora regida por la rutina y el aburrimiento, y luego agréguela a un período de separación debido tal vez a compromisos de trabajo o incluso a la clásica “pausa para la reflexión”. Puede que te guste estar solo porque has conseguido recuperar tus hábitos, crear otros nuevos o dedicarte a tus hobbies. Pues bien, el deseo de desprendimiento podría ser compartido o una de las partes implicadas podría llegar sola y, en este último caso, podría tener sentido iniciar una discusión que intente, de forma constructiva, recuperar la serenidad de la pareja.

De la misma manera, también recomendaría el asesoramiento con fines terapéuticos a todas las parejas casadas que están en camino de la separación. La restricción del matrimonio puede parecer a veces sofocante, pero esto no significa que en la primera dificultad se deba avanzar necesariamente hacia una separación matrimonial. Ya sea por intereses económicos o por desacuerdos vinculados a la crianza de los hijos, el fin de una relación siempre lleva a un período de inestabilidad emocional, que debe llevar a la aceptación entendida como una actitud activa, intencional y flexible hacia una nueva realidad.

Las emociones y los efectos indeseables de las rupturas de pareja

A la luz de lo que se ha dicho hasta ahora, está claro que el espectro de emociones experimentadas durante la ruptura de una pareja es increíblemente amplio y ciertamente depende del papel que uno asuma en el contexto de esa decisión.

Ser abandonado por tu pareja (ya sea por un corto o largo tiempo) no es ciertamente agradable y, a menudo, empuja hacia un anotación. De la incredulidad, se pasa a la ira por el tratamiento que uno ha recibido, y luego a la desesperación asociada con un sentimiento de decepción. Por no mencionar las importantes repercusiones en la autoestima, especialmente en el caso de las relaciones caracterizadas por una fuerte dependencia emocional. En estos casos no es infrecuente que se desarrolle una ansiedad, que puede manifestarse incluso con ataques de pánico, o incluso dar signos de una tristeza inveterada, que podría dar lugar a trastornos depresivos.

En el otro lado, en cambio, deja a tu pareja a quien ya no amas o con quien estás en una relación atormentada y en cierto modo “tóxica”, puede dar un sentido de aliviotal vez acompañado a la nostalgia por los tiempos pasados, pero aún caracterizados por un sentimiento de bienestar psicológico redescubierto con proyecciones esperanzadoras y confiadas hacia el futuro.

Quiero decir, como se habrá dado cuenta, hay una diferencia sustancial entre dejar y ser dejado. Por supuesto, es esencial aprender a tratar el problema consciente del hecho de que el fin de una relación – incluso si parece imposible – puede ser manejado de una manera racional y que, a veces, dejar que eventos de este tipo se escapen es la mejor opción posible.

De la misma manera, ya sea que estés a un lado de la “barricada” o al otro, lo que queda son los recuerdos vinculados a esa misma rebanada de vida vivida con una persona. ¿Cómo manejar este bagaje de recuerdos?

Análisis de la relación pasada

El reflexión sobre lo que salió mal, sobre los errores cometidos, sobre los comportamientos que pasamos por alto, podría representar un primer paso útil precisamente para racionalizar lo que parece imposible e inesperado. En una respuesta desconcertante, en una ausencia o en un gesto, la incomodidad de los que sienten que el amor se está desvaneciendo se oculta con frecuencia. Por esta razón, correr con tu memoria e intentar identificar cualquier signo podría ayudarte a entender que lo que parece haber “caído del cielo” de repente es en cambio una decisión que ha madurado con el tiempo y que no podrías haber cambiado de ninguna manera.

Sin embargo, tenga cuidado de no envolverse en círculos viciosos de pensamientos en los que se culpe a sí mismo por la ruptura de la relación; éstos podrían iniciar rumores tan intensos como para convertirse en obsesivos y, si ha tenido la oportunidad de leer la profundización de cómo no pensar en alguien o algo, sabrá que es realmente difícil desentrañar los pensamientos recurrentes y alejarse de tales patrones obsesivos.

Consejos para manejar y superar una ruptura amorosa

Entonces, ¿qué hay que hacer para gobernar y superar las emociones resultantes de un ruptura? Si buscas una receta universal que cure tu sufrimiento, desgraciadamente, tengo que darte una mala noticia: no hay una sola estrategia que pueda hacerte recuperar la serenidad y la alegría de vivir, más aún si te sientes enamorado de tu pareja que te abandonó inesperadamente. El consejo más general que me apetece darle es tan simple como fundamental: intente mantener un mínimo de racionalidad y recuerda que el fin de una relación no coincide con el fin de tu vida.

A partir de esta base, le sugiero que en primer lugar tomar algo de tiempo…durante el cual puedes reflexionar sobre tus verdaderos sentimientos en relación con la nueva estructura que tu vida tendrá que asumir. Recuerde que reprimir las emociones nunca es saludable, especialmente si siente ira, frustración y decepción. Así que apela a tus mejores amigos e intenta hablar con ellos sobre lo que estás experimentando, como una alternativa. intenta escribir lo que sientes…tal vez el poder terapéutico de la escritura no te ayude a racionalizarla.

Cuidado con no busque interacciones demasiado frecuentes con su antigua pareja. El desapego neto, por doloroso y cruel que parezca, es un paso fundamental si tu intención es mejorar y seguir adelante. El contacto continuo con tu ex o tu ex, al menos en las primeras etapas posteriores al final de la relación, sólo aumentará tu deseo de restaurar las cosas, creando falsas esperanzas en ti que terminarían por prolongar tu ansiedad. Además, te aconsejo que mantengas tu mente alejada de los clásicos pensamientos idealizadores de tu ex pareja, porque además de no ser casi nunca realistas, corren el riesgo de bajar (y, de hecho, innecesariamente) tu autoestima aún más. Todos tenemos defectos, no pienses de otra manera.

Recuerda entonces que tu proceso de “curación” sólo será tal si aceptas tomar un papel activo: quejarte de lo que está mal por fuera no curará tus heridas internas. Por lo tanto, le aconsejo que dedíquese a su bienestar psicológico con asiduidad, día tras día. Adquiriendo buenos hábitos, aprendiendo a ser misericordioso consigo mismo y dedicándose a las cosas que ama, le ayudará a obtener beneficios tangibles en poco tiempo. De la misma manera, trata de cuidar tu cuerpo dando paseos en la naturaleza o, por qué no, activando la membresía del gimnasio que siempre has pospuesto por una u otra razón. Aunque el helado puede parecer más tentador cuando estamos abajo, no creo que haya resuelto realmente la enfermedad del amor (¡Reírse de ello, vamos!).

Por último, si tu mal humor y tus pensamientos tristes realmente parecen demasiado invasivos o dolorosos, intenta buscar la ayuda de un especialista en salud mental. Él sabría cómo analizar su sufrimiento y podría dirigirlo hacia las mejores estrategias cognitivas y de comportamiento para aliviar dicho sufrimiento. Para elegir el mejor entre los profesionales, le sugiero que lea la guía que he dedicado a cómo hablar con un psicólogo en línea. Ahora más que nunca, los servicios de telepsicología y asesoramiento a través de herramientas telemáticas han asumido un papel central para todos aquellos que no pueden – o no quieren – salir de sus casas aunque quieran un apoyo profesional y completo.

Consejos para manejar y superar el final de una amistad

El sufrimiento por el fin de una amistad no son menos que al final de una relación, obviamente si el sentimiento de afecto que sientes es real y arraigado.

También en este caso, las razones que llevan al cierre de una relación de amistad son realmente las más variadas: desde las bellas y buenas traiciones (tal vez por intereses amorosos compartidos o por razones de dinero o celos) hasta los desprendimientos dictados por el cambio de ambiente de trabajo o de estudio; hay muchas razones que pueden arriesgar la ruina de una relación incluso duradera.

Así que parece legítimo preguntarse si hay algún consejo para manejar y superar el fin de una amistad. Bueno, una vez más es complicado generalizar. Por otro lado, cada uno tiene sus propios tiempos de metabolización e interpreta los eventos de la vida de una manera absolutamente personal. Sin embargo, seguramente puedo intentar elaborar una serie de sugerencias sintéticas que podrían aplicarse de forma diferenciada en diferentes ocasiones.

Si estás luchando con una amistad destrozada o una relación que se desvanece:

  • Abrir un diálogo honesto y directo con el amigo o la amiga que sientes que está lejos. Hablar de lo que nos hace sentir mal podría desviar verdades ocultas o formas de incomodidad silenciosa;
  • No intenten echarse toda la culpa el uno al otro.Sé honesto contigo mismo y trata de tener en cuenta tus defectos. Esta conciencia podría ser un paso extra para tu crecimiento como persona y hacerte mejor;
  • Tómese su tiempo.. Aceptar la pérdida es un proceso activo e intencional, no puede ser relegado a la pasividad o a alguna forma de remisión compuesta. Para curar una herida, es necesario modelar los pensamientos sobre la realidad que estamos experimentando para encontrar un nuevo equilibrio;
  • Intenta mejorar tu autoestima incluso bajo el socialidadporque perder a un amigo que te importaba no significa que tus habilidades para las relaciones sean completamente inadecuadas. Tengan siempre en cuenta las causas de la ruptura e interprétenlas como lo que son;
  • Cultiva tus pensamientos…aprovechando los buenos sentimientos y recuerdos positivos que la amistad terminada te ha dejado.

¿Puedes superar una traición?

puedes superar una traición, y puedes hacerlo de forma activa y optimista eligiendo el camino deaceptación y equilibrar las responsabilidades propias (si las hay) con la actitud negativa del autor de la traición en sí. Sólo una actitud activa puede ayudarte a elaborar lo que pasó y luego acogerlo entre las experiencias de tu vida.

Lo que se ha dicho hasta ahora se aplica casi de la misma manera cuando se trata de una traición amorosa o de una traición de un amigo. En ambos casos, su reacción vendrá dictada por el sistema de valores que se haya creado para usted durante su vida, por su percepción del daño que haya sufrido y por su capacidad de interpretarlo como un error fortuito o una falta de respeto insuperable.

En general, sin embargo, si usted se inclina a perdonar o prefiere hacer una ruptura limpia de la relación, el amor o la amistad, recuerde que ser traicionado inevitablemente dejará una marca dentro de ti…. Puede que te vuelvas más desconfiado de los que te rodean o en el curso de nuevas historias, así que trata de pasar algún tiempo en elintrospección para encontrarse a sí mismo y abrirse a nuevas experiencias de una manera positiva y completa.

¿Puedes dejar de pensar en tu ex?

Como se anticipó unas líneas más adelante, los pensamientos recurrentes sobre la historia que acaba de terminar y la idealización o el enojo hacia lo que ahora es una antigua pareja pueden llegar a ser particularmente molestos e intrusivos en la vida cotidiana de los que sufren.

Cómo manejarlos¿Y bien? Cuando la ruptura es reciente, es muy difícil dejar de pensar en tu ex, lo que, en cierto modo, también podría ser una buena oportunidad para reflexionar sobre lo que pasó e intentar identificar las etapas que llevaron a la separación. De hecho, debes tener en cuenta que, excepto en los casos en que el sentimiento nunca ha sido real, el final de una aventura amorosa casi nunca llega como una decisión tomada en el cielo claro. Más bien es un proceso que puede tener una duración variable, pero que seguramente habrá dado alguna advertencia mientras tanto. Estoy seguro de que si intentaras pensar en algún detalle o algún episodio que durante tu vida en común te haya dejado un poco de amargura en la boca, encontrarías más de uno.

De la misma manera, le sugiero buscar un apoyo externoya sea de un amigo o de un familiar, porque no siempre logramos mantener la lucidez y la racionalidad cuando se trata de dolores de amor. Discutir su experiencia con una persona que pueda verlo todo de forma racional le ayudará en su camino de aceptación, desmantelando los pensamientos realistas que seguramente ha creado hacia su antigua pareja, o incluso reduciendo la ira que siente por el tratamiento al que se ha sometido.

En esencia, el trabajo de introspección que les aconsejo encarecidamente que pongan en práctica debería llevarles, una vez más, a la aceptación de la experiencia vivida y esperemos que a lala internalización organizada de los recuerdosya sea positiva o negativa, ligada a esa relación que te hizo sufrir tanto.

¿Es posible perdonar a tu ex?

Una vez más, creo que hacer una generalización sería reductor. Personalmente, he llegado a conocer a personas que son extremadamente abiertas y respetuosas con sus ex, probablemente porque el fin de la relación se produjo con una comunión de intenciones y no por causas fortuitas, como traiciones potenciales o reales. Así que diría que puedes perdonar a tu ex, tal vez al final de un proceso de internalización de la experiencia individual y de pareja que reveló y “destripó” las razones de la ruptura.

En última instancia, hay que decir que para poner un andamio sólido para una vida pacífica y completa, es necesario deshacerse de de todos los “lastres” de remordimiento, recriminación y sentimientos de odio. Aquí viene el principio de la aceptación activa de lo que sucede en nuestras vidas. En este sentido se puede entender cómo, de hecho, perdonar a la ex no tiene mucho que ver con la persona que nos hizo sufrir. Es más bien un acto que dirigimos a nuestro ego, para liberarlo de la incomodidad, la decepción y la ira que a menudo surgen del fracaso de una aventura amorosa.

Una vez establecido este punto, puede incluso aceptar un nuevo contacto con su antiguo compañero de vida, ya que seguramente habrá podido localizar pensamientos sobre él en las “habitaciones” más lejanas de su mente. ¿Crees que no puedes hacer este tipo de trabajo en ti mismo? No hay miedo, hay muchos especialistas en terapia de pareja o privada que podría darte todas las herramientas cognitivas y de comportamiento que necesitas para dar este salto sustancial.

Qué hacer si la crisis de la pareja se vuelve tóxica

¿No ha llegado al punto de ruptura todavía, pero el deseo de alejar a su pareja le invade? Evidentemente su relación está sufriendo el revés que suponen los cambios personales, laborales o de planificación en el futuro juntos. Esto ocurre incluso en las parejas que parecen ser las más sólidas y unidas, esto se debe básicamente a que, aunque la planificación de una vida en común se basa en intenciones comunes, esto no debe sacrificar demasiado al individuo. El riesgo sería el de transformar una relación que debería ser en igualdad de condiciones en una relación basada en la dependencia emocional y que, a la larga, acabará convirtiéndose en “tóxica y asfixiante”.

Si te sientes atrapado En una relación que oscurece tu luz interior, que no te estimula ni te empuja a mejorar como ser humano, no te sientas obligado a quedarte donde estás, aunque tengas hijos; puedes encontrar que un niño aprende más de unos padres separados pero satisfechos y serenos que de unos adultos tristes, enfadados o insatisfechos. Hacer intentos para mejorar la relación, tal vez enfrentando a un terapia de pareja dirigido por un experto, pero no tengas miedo de eligiendo la serenidad si no hubiera soluciones viables juntas.