Cómo lavar o bañar a un gato

Anuncios publicitarios

Cómo lavar o bañar a un gato
Los gatos tienen fama de no gustarle el agua. Por eso, si tienes uno como mascota, probablemente te has preguntado cómo lavar o bañar a un gato. Porque, pese a que es cierto que estos felinos son bastante aseados, en algún momento requerirán de un buen baño. Pensando en ello, en este artículo de TusComos, te enseñaremos a cómo lavar o bañar a un gato, y triunfar en el intento.

Lea también: Cómo cuidar un agaporni

Prepara al gato para el baño

Para bañar a un gato no puedes meterlo de golpe al agua, antes de lavarlo sigue estos consejos:

Córtale las uñas al gato. Así evitarás que te lastime si durante el baño se pone nervioso y te araña. No le cortes las uñas el mismo día que lo bañes. Ya que de por si el cortarle las uñas lo alterará. Si lo haces uno o dos días antes al momento de lavarlo el gato estará más tranquilo.

Si el gato no se ha bañado nunca y lo quieres acostumbrar al agua y a la sensación de estar mojado, sigue estos pasos:

  • Primero: vas a meter al gato a la tina sin que tenga agua.
  • Segundo: Intenta con meterle también algún juguete dentro de la tina. Distráelo un rato, para que se adapte a ese ambiente.
  • Tercero: Luego agrega agua, pero solo un poco, y sigue jugando con el minino.

Cepilla el pelaje del gato. Es necesario cepillarlo antes del baño para quitar algún nudo que tenga. Además, puede ser que al cepillarlo el gato se relaje. Si es así, hazlo también durante el baño.

Prepárate tú para el baño del gato

Consigue el shampoo adecuado para el gato. Pregunta al veterinario o en una tienda de productos para mascotas con que lo puedes lavar. Los shampoos de humano o de perros les pueden caer mal a los gatos.

Anuncios publicitarios

Viste adecuadamente. Antes de empezar a bañar a un gato ponte ropa que te proteja de posibles rasguños. Usa un suéter manga larga y guantes largos. Y eso sí, que sea ropa que no te importe que se dañe, se moje o hasta ensucie. Pues en ocasiones el bañar a un gato se puede salir de control.

Ten a la mano toallas. Los gatos se pueden enfermar si se mantienen mojados por mucho tiempo. Así que consigue las toallas con las que secaras a tu gato antes de empezar a lavarlo. De esta manera apenas termine el baño lo secas.

Elige en tu casa el lugar idóneo para bañar a un gato. Que el lugar sea cerrado, porque si el gato intenta escapar no lo logrará. Mantén fuera del lugar a otra mascotas que tengas, así evitas una crisis grupal de animales. Y no olvides eliminar cualquier cosa del lugar que te pudiera causar un mayor problema, como: un inodoro abierto (¡oh no! imagínate que el gato salte y caiga allí), o una caja de arena (un gato mojado lleno de arena es terminar más sucio que al principio)

Busca una tina o bañera en donde puedas bañar a un gato. Es recomendable que la tina tenga una rejilla en donde el gato se pueda sujetar mientras lo bañes y sentirse seguro. Llénala de agua tibia, basta con que sea unos cuantos dedos de agua. Ten cerca dos tazas de agua, que te servirán durante el baño. Puesto que no debes usar el grifo, porque puede asustar al gato.

La hora de bañar a un gato

Llegó el momento de bañar al gato. Si quieres que el gato esté más presto busca una hora en que el gato esté más calmado. Puede ser después de comer o luego de jugar mucho con él y por eso esté agotado.

Mantén la calma. Es necesario que en el proceso de bañar a tu gato, tú estés tranquilo. Recuerda que ellos perciben tu estado de ánimo y como resultado, este influye en su reacción.

El gato en la tina. Sujeta al gato fuertemente. Claro, sin hacerle daño ni impedirle que respire libremente. Mójalo y échale shampoo del cuello hacia abajo. En todo momento háblale cariñosamente y enjuágalo como si fueran caricias. Retira el shampoo con suficiente agua, pero poco a poco. El shampoo no debe caerle al gato en los ojos, la boca, la nariz y las orejas. Así que solo pasa un paño con agua en su cara.

Últimas recomendaciones

  • Si el gato entra en pánico o está muy angustiado. No lo obligues a bañarse. De obligarlo solo lo traumarás y luego será imposible. Con paciencia y tiempo se adaptará.
  • Si el gato no se dejó bañar. Entonces solo pásale un paño húmedo en todo el cuerpo.
  • Seca toda el agua del gato. En la medida que el gato te deje sécalo completamente usando toallas. Si no te deja, no hay problema, el mismo se secará. Pero mantenlo en un lugar cálido.
Anuncios publicitarios

Related Posts

by
Martin Solutions, somos una agencia de creación de contenido. Estamos formado por un equipo de programadores, diseñadores, analistas y redactores.
Previous Post Next Post

Comentarios

  1. Pingback: Cómo prepararnos para el nacimiento de nuestro perrito - TusComos

  2. Pingback: Cómo superar la fobia a los insectos - TusComos

  3. Pingback: Cómo saber si mi gata está preñada o embarazada - TusComos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 shares